Metacognición y lectura

Asumir que los jóvenes de hoy han cambiado su manera de organizar la información y el conocimiento y que las metodologías de enseñanza no se han adecuado a este cambio, entre otros cambios cognitivos, nos motiva a formular propuestas educativas que desarrollen la metacognición. Dichas propuestas deben recoger los antecedentes aportados por estudiosos del tema, replanteando la forma en que trabajamos la comprensión de textos con nuestros hijos y estudiantes y considerando que:

 1) El éxito académico depende de las características individuales de los aprendices como la habilidad intelectual, la motivación, las experiencias previas al estudio y la característica de la actividad a realizar. Las características del estudiante cobran mayor importancia mientras más autonomía se requiere en la selección, organización, transformación e integración de la información (Greybeck, 1990)

 2) Los estudiantes que saben formular hipótesis, generar soluciones, comparar y analizar información tendrán mejor rendimiento académico que los que se acostumbran a memorizar y a reproducir detalles. En parte, la adquisición de estas habilidades depende de la calidad de su preparación escolar. Rara vez se exige que los alumnos piensen en forma crítica en los niveles más básicos del sistema educativo.

 3) El lenguaje escrito tiene un papel fundamental por su especial adecuación a la conceptualización y al distanciamiento del objeto de la cognición, requisito indispensable para un conocimiento reflexivo. Esto quiere decir que si enseñamos a pensar, la comprensión textual se logrará por añadidura (Raths, Wassermann y Rothstein, 1991; Nickerson, Perkins y Smith, 1987). Cito de Peronard T, Marianne y colaboradores (1998). Comprensión de textos escritos: de la teoría a la sala de clases. Santiago: Andrés Bello

 4) La aparición de los hipertextos electrónicos requiere que enseñemos a nuestros estudiantes a reconocer que nuestro pensamiento no opera en forma lineal y que junto con desarrollar la habilidad para establecer infinitas asociaciones entre diversos temas, a través de las imágenes, ideas, fechas, etc.; debemos comprender que es posible establecer un consenso general acerca de distintas posibles relaciones en un texto (Rivera, 1999)

 5) Las estrategias lectoras de integración Interhemisférica postulan que en la comprensión lectora interactúan ambos hemisferios cerebrales aportando la capacidad de identificar datos o información e integrarlos a un todo significativo y que la visualización y la imaginería permitirían mejorar la capacidad predictiva y comprensiva de los textos (Condemarín, 1997)

La idea común de los planteamientos presentados es que al enseñar a comprender textos lingüísticos se estará enseñando a pensar. Por lo tanto, nuestra propuesta educativa para nuestros hijos y estudiantes debe apostar a la enseñanza de estrategias para comprender los textos escritos.

Cristina Matus Méndez

 

Imagen

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s